Cómo limpiar y cómo recargar energéticamente los minerales.

Cómo limpiar y cómo recargar energéticamente los minerales.

Primero de todo, es importante diferenciar entre limpieza y recarga. La limpieza tiene como objetivo quitar las energías que han podido quedar impregnadas en el mineral después de su utilización. Existen diversos métodos de limpieza, como el agua con sal, el palo santo, los cuencos tibetanos... Por otro lado, la recarga energética consiste en la activación y amplificación de las energías naturales del mineral. Se realiza mediante elementos de la naturaleza, como exponer el mineral a la luz de la Luna o del Sol, o enterrando los minerales en la tierra, o sumergiéndose en una infusión de agua y miel. 

Limpieza

La limpieza vaciará las energías densas que haya podido absorber el mineral durante su uso. Para ello se utilizan técnicas que absorben la negatividad y la densidad, como la sal, el palo santo, etc…

Podemos utilizar diversos elementos para realizar la limpieza:

  • Agua :De los métodos más eficaces es el agua con sal, con el inconveniente de que solo algunos minerales son suficientemente duros como para exponerse a este método. La sal es un mineral soluble en agua, que tiene la propiedad de absorber y desviar hacia sí mismo las energías negativas de las cosas con las que entra en contacto. Eso lo hace un limpiador excelente para minerales con escala de dureza de 7 o superior. Si la dureza del mineral no permite el agua con sal:
    • Realiza una infusión de salvia. La salvia tiene un efecto purificador que limpia las energías impregnadas en el mineral, a la par que porta una vibración que recarga sus energías.
    • O simplemente sostén el mineral sobre una corriente de agua, preferiblemente de origen natural, como agua mineral o de río, y siente como el agua arrastra las energías que han podido quedar impregnadas en el mineral.
  • Aire. También se pueden limpiar quemando un incienso natural. También puedes utilizar hierbas con propiedades limpiadoras, como el palo santo o la ruda. Humea el mineral mientras sientes como el humo arrastra todas las impurezas que hayan quedado impregnadas en él, hasta que sientas que has completado la limpieza.
  • Tierra: Entierra el mineral en un trozo de tierra fértil en el que preferiblemente haya un árbol o una planta. Déjalo de 1 a 28 días. Dejarlo múltiples días te permitirá realizar una limpieza profunda del mineral en cuestión, ya que el mineral irá recibiendo las vibraciones solares y lunares de cada día. 
  • Fuego: Coloca el mineral entre tres velas (pueden ser pequeñas). Abre tus manos hacia el altar y pide que el cristal se limpie de todas las energías que se le hayan podido adherir y que lo recargue de luz y de amor. Cuando se hayan apagado las velas los minerales estarán listos para su uso. Si quieres un método más creativo y eficaz, diseña tu propio altar. Cuanto más empeño y energía se ponga en esto, y más lo construyas en base a cosas tuyas, más eficaz será este método. Por ejemplo puedes combinar el incienso con las velas para una mayor eficacia, o utilizar puntas de cuarzo blanco para diseñar el altar.
  • Sonido: Los cuencos tibetanos generan una vibración que equilibra y limpia los campos energéticos, como en este caso el de los minerales. Además de purificar el mineral aumenta su energía. Otra opción es sostener el mineral mientras recitamos mantras (por ejemplo OM) o cánticos a nuestra preferencia. Las Tingshas o las campanillas también son útiles en este proceso
  • Visualización. También podemos visualizar el mineral en nuestras manos sintiendo como brota una luz de él que lo purifica y engrandece. Mantén la visualización hasta que sientas que el mineral está limpio y cargado para su uso. Esto te permitirá recargar el mineral con tu propia energía, fortaleciendo la conexión que se establece entre tu y tu cristal.

Recarga de mineral

  • Luz Solar: El Sol es uno de los mejores métodos de recarga que existe. El Sol recarga y amplifica energía propia del mineral, activando sus propiedades al máximo potencial. Para realizar este método, simplemente coloca al mineral a tomar el Sol durante unas 3-4 horas. Preferiblemente utiliza el Sol matinal porqué es mas suave, si la intensidad del Sol es fuerte con 2 horas será suficiente. Este método no debe utilizarse con Amatista, pues la luz del Sol puede dañar su color.
  • Luz Lunar: La Luna es excelente para purificar y recargar el mineral con la Luz Lunar. La Luna tiene la particularidad de que recarga la piedra con la energía lunar, una energía Yin o receptiva. Está energía es ideal para recargar minerales de todo tipo, y especialmente para la Piedra Luna, la Amatista, la Labradorita, la Aguamarina... Necesitarás estar en Luna Llena, o en el día anterior o posterior a ésta. Coloca al mineral a la Luz de la Luna durante unas horas. Intenta retirar el mineral por la mañana lo más pronto que puedas, lo óptimo es que no le llegue a dar la luz del Sol.
  • Drusa de Amatista. Las drusas de amatista tienen la capacidad de recargarse a si mismas y a los minerales que coloquemos encima sus puntas. Son excelentes para recargar minerales pequeños, pulseras y piezas de joyería. Además de recargar el mineral también lo limpia, pero recomendamos quemar palo santo al mineral de tanto en tanto para realizar una limpieza a fondo.
  • Visualización. También podemos visualizar el mineral en nuestras manos sintiendo como brota una luz de él que lo purifica y engrandece. Mantén la visualización hasta que sientas que el mineral está limpio y cargado para su uso. Esto te permitirá recargar el mineral con tu propia energía, fortaleciendo la conexión que se establece entre tu y tu cristal.
  • Lecho de puntas de cuarzo. Este método consiste en un bol lleno de puntas de cuarzo que tienen que ser cargadas periódicamente al sol. Podemos colocar los minerales pequeños que tengamos y nos ahorraremos tener que cargarlos cada vez.
  • Agua con miel. También puedes recargar los minerales sumergiendolos en un vaso de agua con una cuchara sopera de miel. La miel tiene propiedades solares y es muy eficaz para la recarga energética.

Deja un comentario

Más experiencias mineralflow®